CDS

El CDS o Solución de Dióxido de Cloro, es una variante del MMS, inventada por el Dr. Andreas Kalcker, en ella solo encontramos el gas Dióxido de Cloro diluido en agua destilada.

Cuando activamos el MMS, mezclando en nuestro caso las soluciones diluidas del Clorito de Sodio al 28% y el Ácido Cítrico al 33%, estamos generando el gas Dióxido de Cloro.

Pero al ingerir esta mezcla también estamos tomando subproductos de la producción industrial del clorito de sodio que tiene una pureza entre el 80 y 90%.

Aparte el Ácido Cítrico que se emplea es una variante sintética del que se encuentra de manera natural en las frutas cítricas, este ácido no se asimila de la misma manera que el natural y algunas personas son sensibles a su ingesta en grandes cantidades. Por estos motivos no es lo mismo realizar el protocolo oral con MMS o CDS. 

¿Por qué el CDS es Mejor que el MMS?

A continuación enumeramos las ventajas del CDS en comparación con el MMS:

En el CDS solo tomamos lo que nos interesa tomar, el gas Dióxido de Cloro.

No requiere de activación antes de tomarlo.

Su sabor es más agradable ya que está más diluido, 1 gota activada de MMS equivale aproximadamente a 10 gotas de CDS.

Se asimila más fácilmente porque no contiene las trazas del proceso industrial del Clorito de Sodio y tampoco se ingiere el Ácido Cítrico.

Hay que tener en cuenta algunas particularidades del gas Dióxido de Cloro. Este gas a partir de los 11 grados centígrados es inestable en dilución, por lo tanto optamos por envasarlo en goteros pequeños de 120 ml. y dosificarlo en gotas. Al no tener que destapar el envase cada vez que se tome una dosis, el gas se mantiene sin descargarse.

Recomendamos también en lo posible mantener los goteros que estén en uso y no abiertos en el refrigerador. El CDS no es un perecedero que requiera refrigeración o cadena de frió, es simplemente un gas diluido en agua destilada que se mantiene mejor a temperaturas inferiores a los 11 grados centígrados.

En mmslatinoamerica.com recomendamos realizar el protocolo oral con CDS y utilizar las dosificaciones recomendadas por Jim Humble, las cuales tienen una infinidad de testimonios de curación de diversas enfermedades por más de 20 años. Teniendo en cuenta la equivalencia en donde 1 gota activada de MMS equivale aproximadamente a 10 gotas de CDS.

De esta manera cuando indicamos comenzar con 10 gotas de CDS diluidos en un vaso de agua, es como si se estuviera tomando una gota activada de MMS, otra ventaja del protocolo oral con CDS es que se puede incrementar la dosificación de manera moderada, a diferencia del MMS que para algunas personas es difícil pasar de 2 gotas activadas a 3 gotas.